Unos valientes y heroicos policías han detenido a un niño de ocho años por el terrible crimen de vender dulces en la calle, lo curioso es que este tipo de profesionalismo no lo muestran cuando tienen que detener a otro tipo de agresores de la ley.

Etiquetado con →  
Compartir →