Hoy cumpliría 71 años, el histriónico y carismático vocalista de Queen, una de las mejores bandas de rock de la historia, quien poco a poco era reemplazado por una figura extremadamente delgada con manchas en la piel.

Farrokh Bulsara, mejor conocido como Freddie Mercury, fue un músico provocador y versátil que dejó este mundo a causa de una neumonía que no pudo superar por la debilidad de su sistema inmunológico, víctima del VIH que albergaba su cuerpo desde hace cinco años.

En su lecho de muerte, sufrió terribles convulsiones, le costaba mantenerse en pie y apenas podía hablar, el dolor que sentía era enorme, según contaría su pareja de entonces, Jim Hutton, con quien Freedie pasaría sus últimas horas.

The show must… stop
Mercury había previsto su final y dejó listo todo para ello, regaló sus posesiones a varios de sus amigos, grabó una serie de videos sobre su enfermedad para que se transmitieran luego de su muerte y donó una fortuna a la lucha contra el Sida.

Desde 1986 sabía que era VIH positivo, luego de que dos antiguos amantes murieran a causa de ello, decidió hacerse los análisis y sus temores se hicieron realidad. Su vida cambió a partir de esta noticia: se encerró en su casa de Londres donde siguió componiendo, pero rara vez se mostraba en público.

Sólo su pareja Jim HuttonMary Austin, su ex novia y amiga de toda la vida; y Jim Beach, el manager de Queen, sabían de su enfermedad; tiempo después, el cantante se lo contó al resto de la banda, pidiendo a sus colegas que mantuvieran esto en secreto, pero el avance de la enfermedad le obligaba a aparecer poco en los videos o extremadamente maquillado, como en “Show must go on”, donde se cuidó también la iluminación para no mostrar las huellas del Sida o en “These are the days of our lives”, último video donde aparece y que fue filmado en blanco y negro, para no mostrar la palidez de su piel y lo delgado que estaba.

 

No obstante, los medios de comunicación especulaban sobre su estado de salud, debido a la publicación de diversas fotografías que mostraban el deterioro físico de Freddie Mercury, su ausencia, así como de la banda, la cual, supuestamente estaba en receso por proyectos personales de los integrantes.

Finalmente, un día antes de morir, realizó una declaración pública reconociendo que tenía Sida y que había ocultado esta situación:

“Para proteger mi vida privada y la de quienes me rodean, pero ha llegado el momento de que mis amigos y fans de todo el mundo conozcan la verdad y espero, que todos se unan a mí y a todos cuantos luchan por combatir esta terrible enfermedad”.

Siempre cerca de Freddie Mercury
Con apenas 45 años, el músico se despidió de una vida que disfrutó al máximo, en una ceremonia íntima conforme a la religión del artista, la zoroástrica, con dos sacerdotes, su padre Bomi, su madre Jer, y su hermana Kasmira cerca del ataúd, el cual tenía una flor encima.

Elton John fue la única estrella que acudió al funeral, dejando un enorme ramo de cien flores rosadas, que contrastaban con el ramo de flores amarillas que envió David Bowie. Los asistentes entraron a la pequeña capilla de cremación donde escucharon “You’ve got a friend” interpretado por Aretha Franklin y “Barcelona”, tema que Freddie cantó al lado de Montserrat Caballé.

Mary Austin, la musa que lo inspiró a escribir “Love of my life”, fue su principal heredera y también se quedó con sus cenizas, las cuales, supuestamente enterró en el cementerio Kensal Green, junto al crematorio donde Mercury fue incinerado, con una placa donde se lee, en inglés y francés:

“A la querida memoria de Farrokh Bulsara. Para estar siempre cerca de ti, con todo mi amor. M.”

 

Post-Mercury
Tras su adiós, aún fue posible escuchar las últimas canciones en las que trabajó a través del ‘Made in heaven’. Además, un año después de morir, se editó ‘The great pretender’, un álbum que mezcla material de ‘Mr. Bad Guy’, su primer disco en solitario, con temas inéditos y rarezas.

El legado de Mercury no frenó, pues en el año 2000 salió a la luz ‘The Solo Collection’, un box set que recopila su carrera en solitario, incluyendo entrevistas y su vida previa a Queen, cuando se hacía llamar Larry Lurex.

Haciendo coincidir la fecha con el que sería el cumpleaños número 60 del cantante, la discográfica EMI sacó ‘The very best of Freedie Mercury, un repaso de las mejores canciones, con rarezas y remezclas de otros artistas.

Sin contar los múltiples conciertos a nivel mundial, homenajes y ceremonias que los fanáticos del ex líder de Queen realizan con motivo de su nacimiento o de su muerte, pues sin duda, Freddie Mercury impactó con su partida a toda una generación que apenas contemplaba la plenitud de su carrera artística y el apogeo de su fama.

Compartir →